miércoles, 22 de diciembre de 2010

¡Viva la lucha de los vecinos de Soldati por el derecho a la vivienda digna!


                                                                      por Ricardo Federico Host
¡Por el pan, el trabajo, la tierra y la libertad!!
La desigualdad social se vé reflejada de manera muy evidente en la sociedad capitalista, pero ninguno de los puntos que refleja su desigualdad es tan evidente como el de las condiciones de vivienda, particularmente en nuestra Argentina y en Latinoamérica, y más aún se acentúa esta diferencia cuando hacemos referencia a nuestra ciudad de Bs. As. La Capital Federal, sitio que debería representar un pequeño pedacito de cada provincia de nuestro país, muestra el brusco contraste de calles y barrios lujosos, en los que reside la burguesía y los sectores de clase alta y media-alta en contraposición con las villas de emergencia y asentamientos donde se hacinan, honestos trabajadores y sus familias. Son verdaderas bastillas para pobres (prisiones al aire libre) que les tienen reservados los propietarios de fabricas, de bancos y los linces de la bolsas. 
Son los “representantes” partidarios en la legislatura de la ciudad, en la cámara de diputados de la nación y en el gobierno nacional. Son los que pretenden, en la ciudad, incrementar el impuesto al “alumbrado, barrido y limpieza”, a la vez que dejan en la ciudad y en el país la construcción de vivienda en manos de empresarios privados que las alquilan a trabajadores, desvalijándolos gracias a la elevación desenfrenada del precio de la tierra, principalmente, por la subida internacional de la soja y de los productos del complejo agroalimentario, y de una economía orientada, primordialmente, a la exportación, como lo imponen los epígonos vernáculos del Banco Mundial para seguir pagando deuda externa.
Esto es lo que guarda u oculta el imperio de la “economía de mercado libre”, la “libre empresa”, la “apertura económica” y el “libre comercio”, no solo a los que habitan en covachas (obreros de la construcción, trabajadores de distintos, etc.), sino también a trabajadores, obreros y empleados en general, con salarios cada vez más bajos, pulverizados por una inflación desatada por la codicia insaciable y la avaricia repulsiva de los “dueños de la tierra” y de las grandes corporaciones industriales “nacionales” y extranjeras; con un estado que no puede ni quiere poner límites a las condiciones de vida humillantes y degradantes a las cuales el pueblo debe someterse, que sólo podrán ser extirpadas, creando una herramienta política de lucha unida y organizada de masas que bregue por el objetivo de la real independencia nacional y el socialismo.
-   Por el no pago de la deuda externa
-   -  Establecer totalmente la propiedad estatal sobre la tierra y el subsuelo, los bosques y espacios acuíferos. Concesión a los campesinos el arriendo con usufructo permanente y hereditario de la tierra sin derecho ni a la compra ni venta de aquella, salvo la parcela de vivienda familiar.
-   -  Establecimiento del monopolio estatal sobre el comercio exterior de las riquezas naturales y productos estratégicos.
-   -  Para terminar con la inflación con déficit o con superávit (nueva cara del ajuste): estabilidad del peso, asegurando la paridad de los precios de la producción agraria e industrial.
-   -  Basta de represión. Juicio y castigo a los culpables materiales y políticos de Mariano Ferreyra, QOM de Formosa y Soldati.
-   -  Fuera Macri y su pandilla de la Ciudad.
-   -  No a los cantos de sirenas de oligarcas, burgueses y pequeños burgueses.

No al pueblo para el poder!
Si al poder del pueblo!

Prensa Avanzar Nº13