domingo, 6 de noviembre de 2011

Ante el asesinato del comandante Alfonso Cano


(Colectivo Avanzar)
Un nuevo crimen ha cometido el régimen narco paramilitar de Santos. La oligarquía colombiana y los sectores concentrados del capital están exultantes de alegría, al igual que sus amos mayores, los imperialistas norteamericanos.
Da asco y bronca ver celebrar sus matanzas como si se tratara de eventos deportivos. Esto es una prueba de su podredumbre moral e intelectual. Ayer nomás con Gadafi, hoy con Cano.
Les decimos: nunca lograrán convertirnos en ustedes. Los revolucionarios luchamos por una existencia digna para las mayorías populares y no festejamos la muerte sino que celebramos la vida.
Un sistema basado en la violencia generalizada es indicador en términos históricos de debilidad y no de fortaleza.
Aún después de muertos los revolucionarios son útiles porque sirven de bandera, decía nuestro gran Julio Antonio Mella. En un mañana cercano se verá en todos ellos su grandeza, su altruismo y su dignidad a toda prueba. La historia acabará por hacer justicia y los pueblos recordarán a sus mártires y repudiarán a sus verdugos, tal como hoy sucede en nuestro país con los genocidas de la pasada dictadura militar.
Frente a la violencia fascista siempre opondremos la unidad de los pueblos, la organización y la lucha. Es el único camino para enfrentar la barbarie de los que quieren que nada cambie.
Cano ocupa desde ayer un lugar entre los miles de latinoamericanos caídos en la lucha por la liberación nacional y social de nuestro continente. Desde Argentina le rendimos nuestro emocionado homenaje.
¡Comandante Alfonso Cano, hasta la victoria siempre!
¡Socialismo o barbarie!
Colectivo Avanzar por la Unidad del Pueblo

Prensa Avanzar Nº13