domingo, 17 de julio de 2011

Pesadillas Compartidas, Sueños Rotos

(Colectivo Avanzar)
A pocos días de las elecciones presidenciales (un verdadero circo electoral montado con la ley proscriptiva e impulsora del bipartidismo al mejor estilo yanqui) nos encontramos con un escenario que hace rato deja ver entre sus cortinas la prepotencia, la barbarie y las miserias más desagradables de este gobierno K, mal llamado “de los DDHH” y “Nacional y Popular”, dejando una vez más  al descubierto el carácter este sistema corrupto y represivo, que busca esconder sus Arruga's maquillando con revoque y botox “progresista y revolucionario”.

Hemos visto como un movimiento organizado de obreros que trabajaron para Madres de Plaza de Mayo, cortaban las calles en señal de protesta porque se les adeudaban sus sueldos y cargas sociales desde hace 6 meses, y además, habían sido despedidos y estafados con falsas promesas de una vivienda digna por la organización que está a cargo de Hebe de Bonafini, la misma organización en la que participó activamente hasta hace un tiempo, el antes “mano derecha de Hebe” y ahora multi-millonario, por causas inexplicables para la justicia y el poder político, Sergio Schoklender.
Lo cierto es que el grupo de obreros que se reunió en las calles para forjar y dar a conocer su reclamo ante sociedad, lo hace para poder desnudar las maniobras ilícitas y patoteriles de las autoridades gubernamentales que deberían responder de manera seria ante tales reclamos.
La organización que responde a Hebe de Bonafini había enviado a un miembro de la patota K, un tal  Rubén "Pocho" Brizuela, encargado de la seguridad de Madres de Plaza de Mayo, y que según los empleados, éste sería el responsable de la seguridad de la obra.
Era vergonzante ver las increíbles excusas que esgrimía el tal “Pocho” ante los reclamos de los trabajadores, siendo que él no debería estar tomándose esa atribución por su desconocimiento y su carente competencia laboral en el tema.
Luego de un tiempo de permanecer en la calle, para que su reclamo sea escuchado y resuelto por las autoridades, pudimos ver como el accionar natural del gobierno “nacional y popular K” no fue el de resolver las problemáticas del pueblo, sino el de enviar a la policía y la gendarmería para reprimir a los obreros que estaban ejerciendo su legítimo derecho al reclamo, dejando una vez más en evidencia, cuales son las políticas que este gobierno implementa: gobernar con la zanahoria y el palo.
Al día siguiente los reclamos de los obreros de la Urbanización Carlos Mujica, del barrio porteño de Villa Lugano continuaron protestando por el incumplimiento y la falta de respuestas de parte de las autoridades. En la protesta podíamos ver como los obreros denunciaban haber sido obligados a participar de los actos kirchneristas y las grandes sumas de dinero gastadas por la organización Madres de Plaza de Mayo para realizar los mismos, y esto queda evidenciado claramente cuando vemos el inmenso aparato montado con pantallas gigantes, equipos de sonido costosísimos y los artistas de presupuestos millonarios que todos podemos reconocer en sus insulsas presentaciones y actos vacios de contenido.
Durante la 2º jornada de protesta, se hizo presente una Hebe de Bonafini que encarnaba su papel autoritario característico, y mediante un soberbio discurso de características ególatras y personalistas, desde arriba de una camioneta y con un lamebotas que le sostenía un paraguas al mejor estilo Rucci, intentó infructuosamente bajar los decibeles del legítimo reclamo de los trabajadores, y ante el pedido de respuestas por parte de un trabajador, una Hebe que sostenía infructuosamente su furia, le dijo al obrero desde adentro de la camioneta: "Vayan a reclamarle a Schoklender, ese los Choreó". Y luego le preguntó: "¿Quién los manda a ustedes?", evidenciando una vez más las maniobras y el estilo clásico de autoritarismo, despotismo y prepotencia de parte de las organizaciones que están bajo el ala K.

Otro signo de prepotencia y autoritarismo presentes en los representantes del gobierno K, es el que mostrara el ahora “popular y comprometido” Fito Páez, cantautor que supo formar parte del nicho de consumo de la elite porteña y de la predilección de muchos de los jóvenes (y no tan jóvenes) de barrios y economías acomodadas, muchos de los cuales hoy votaron por el Macrismo en la capital, la otra cara del bipartidismo de esta ley proscriptiva.
El insulso cantante, ahora bajo la consigna “caja a cambio de apoyo”,  muestra sus hilachas al opinar sobre el pueblo capitalino de manera autoritaria y despreciativa, dando su infame y sectaria apreciación ante la escena del circo electoral porteño, circo que el gobierno al que él defiende se encargó de montarlo junto con  Macri. Es que como el tal Fito no comprende de que se trata esto de la “militancia y los tiempos del pueblo”, cree que aquel que no elige lo que él eligió está mal, sin darse cuenta que él mismo, dejó pasar su compromiso militante cuando era un pobre muchachito de Rosario que venía a probar suerte a la gran ciudad, en la cual, los gobiernos neoliberales (militares y democráticos) estuvieron a la orden del día, y él, callado,  sin mediar opiniones ni valoraciones, y como le gusta a Fito, “al lado de camino... mientras todo pasa” , se puso a  cantar para los nenes de papá a cambio de buenos billetes que satisfagan su capricho burgués.
Hoy esperamos pacientemente una melodía con la voz del “militante” Fito,  que hable de la contaminación ambiental y el desfalco que debe sufrir nuestro pueblo por parte de las empresas agro-mineras que el gobierno al cual defiende, trae para desvalijarnos y envenenarnos completamente.
O quizás tenemos la esperanza de que “el comprometido” Fito se toque una que hable del pago de la deuda externa al club de París mientras nuestros viejos, después de trabajar toda su vida, cobran una miseria y los hacen salir en comerciales diciendo que cobran más de lo que esperaban.  Eso Fito, ¿No te da asco?
Seguimos padeciendo los golpes de los gobernantes, no importa cual fuera su bandería política, porque no avalamos las metodologías burguesas en el circo electoral bipartidista, montadas por la derecha con careta progresista y que sólo nos deja la opción de discernir entre menemismo explícito o menemismo camaleónico, dejando de lado todas las expresiones de las minorías y la participación de los trabajadores en la toma de las decisiones. Expresiones que no se representan ni siquiera en el denominado FIT (o podríamos llamarlo Frente de Izquierda Troskista por la única ideología que presentan las fuerzas que lo componen), el cual sacó menos del 1% en capital. Estas organizaciones siguen cometiendo un grave error político, primero deben dejar de lado su dañino sectarismo, el personalismo de sus dirigentes, para comenzar a trabajar por elaborar a corto-mediano y largo plazo un proyecto alternativo al sistema neoliberal.
Hay que dejar muy en claro que ese no es el camino que debemos tomar las organizaciones de Izquierda revolucionarias, que buscamos combatir al sistema y denunciar al gobierno en sus actitudes infames, cargadas de barbarie, patoterismo, autoritarismo y represión.
El pueblo comienza a darse cuenta de que a la careta progresista, basada en la demagogia y el populismo de nuestros gobernantes, se le ha roto el hilo y se les está comenzado a caer.
El desafío está en nuestras manos y los puntos de convergencia que tienen los pueblos oprimidos por delante son la unidad, la organización y la lucha, frente a la barbarie imperialista.

Colectivo Avanzar por la Unidad del Pueblo

Prensa Avanzar Nº13